miércoles, 26 de junio de 2013

DIARIO DE UNA RECUPERACIÓN. Semana 5

4 días de trote (cochinero) me tuvieron muy contenta la semana pasada, pero, tras un fin de semana de relax, de muuuucho relax (y mucha fiesta) en Candelario, esta nueva semana ha llegado con la sorpresita de nuevos dolores en la rodilla.

Ayer me quedó claro que no está preparada para sentadillas ni para peso, ni para mucha gaita. Fue un chasco, la verdad... el lunes había salido a correr y, aunque despacito, me quedé con ganas de más. Sí que es cierto que noto mucha inseguridad, que me da mucho miedo pisar mal, o desequilibrarme... pero pensé que era sobre todo algo de cabeza, porque en realidad, doler, no me dolía....hasta ayer.

En fin. Más paciencia....

La estrategia a partir de ahora: hacer lo que no me duela. Es decir, si corriendo suave no me duele, pues correré suave...y, si Dios quiere, más adelante, probar a correr algo más rápido...

Qué pena, de verdad...

Por lo demás, con la vista puesta en un viaje de trabajo a Jerusalén y en las vacaciones...pero sobre todo en estar bien, joder, ¡¡ESTAR BIEN!!

1 comentario:

Roberto M E dijo...

Ánimo Helena!
Todo se va pasando aunque sea lento.
Toda mi fuerza para que sea pronto. No desesperes amiga.
Bss.